15.6.08

ambigüedad y duda



Ambigüedad de la catástrofe

Lo había perdido todo:
amor, familia, bienes, esperanza.
Y se decía casi sin tristeza:
¿no es hermoso, por fin, vivir sin miedo?



Nada grave. Ángel González

3 comentarios:

u minúscula dijo...

grande..

Jorge Ampuero dijo...

Lo que perdemos suele ser casi siempre aquello que encontramos y no nos damos cuenta...
porque en esta vida, cuando algo deja de ser o de morir, acaso nos quedan solamente las palabras para poder resucitarnos...
Interesante blog. Espero pasar seguido y nos leamos. Te dejo mis huellas...

Un abrazo...

mai dijo...

jo, maría... increible todo..