26.9.09

Las películas ya no acaban con la palabra fin


Quise regalarte el libro de los abrazos

y me contuve;

porque soñé con una asimetría en nuestros cuerpos.

Luego ya no supe que vino antes,

el fin o la contienda.


Yo,

sigo empeñándome los días

por encontrarte.

A veces también empeño mis caderas,

mi vientre, mi cintura.

He llegado a tratar de empeñarme los ojos.

No aceptamos pupilas en la tienda de empeños -me dijo el relojero.


Empiezan a dolerme las esquinas,

a sobrarme bocacalles

a faltarme callejones.


Llevo meses conjurando algún final,

y nada.


¿Cuántas semanas quedan

para que se congele nuestro río?


Desquererme cada día, duele.

Y he de decir que el problema de las películas

es que

ya no se acaban



FIN

7 comentarios:

u minúscula dijo...

grande

balaisdebruyère dijo...

cómo le quito a la foto de arriba el bordecito?

a roja dijo...

¿Cuántas semanas quedan
para que se congele nuestro río?

responde Aleixandre:

Pienso seguir así hasta que el agua se alce
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

galicia maravillas dijo...

siempre vuelve la primavera...

balaisdebruyère dijo...

gracias a roja

crisálida dijo...

Me gusta Mucho lo que he visto aquí, espero que las esquinas hoy duelan menos

Mara Pastor dijo...

mi bicicleta eres tú, la llave que descanda, como diría erika