2.10.09

Berrinche recién planchado


Mi deseo se tiende

en los alambres del teléfono,

anacrónico,

en perpendicular a la posibildad de tu voz.


Se descuelga de a uno.

De uno

a otro,

con paso de lana tricotada.


En terraplén.


Con paso de lana.


El deseo

se me está cayendo poco a poco de las manos.

2 comentarios:

u minúscula dijo...

por qué siempre todo tan intenso?
no ya tu, sino yo, sino la u..

balaisdebruyère dijo...

NO S'E PERO HAY QUE BUSCAR EL MODO DE POBLAR EL ATL'ANTICO. Y la u.